<![CDATA[

¿Alguna vez has entrado a un sitio de noticias de otro país y tras unas horas de esa visita no dejas de ver anuncios de ese lugar en específico? O tal vez diste clic por equivocación en un anuncio y no dejas de ver productos de esa marca. Ese es el alcance que tienen las cookies en internet. Aunque Google anunció y pospuso la desaparición de estos archivos informáticos para 2024, su objetivo no ha cambiado: buscan obtener datos acerca del comportamiento del usuario durante su navegación en internet para, posteriormente, dirigir anuncios a la gente con base en sus búsquedas. Entre la información que estos archivos pueden recabar de un usuario se encuentran las direcciones de correo electrónico y sus contraseñas (no para robarlas, sino para mantener abierta una sesión), la dirección IP, el navegador en uso, así como las páginas que se han visitado con anterioridad.

En el terreno de las cookies existe una gran variedad de tipos y su alcance se define por la clase. En primer lugar están las propias, que suelen generarse en la web que se visita, y las de terceros, que pertenecen a una página exterior, comúnmente las de los anunciantes. Aquí la clasificación se divide en las temporales, que sólo duran mientras está abierta una sesión en el navegador, y las persistentes, las cuales siguen recopilando información en tanto los usuarios no las eliminen manualmente. Estas cookies entregan detalles sobre las subpáginas que visita una persona, cuánto tiempo permanece en el sitio, los tipos de productos que ve o adquiere, así como otros hábitos de navegación e incluso su ubicación, si es que el usuario no deniega el acceso a este aspecto. “Los datos proporcionados por cookies de terceros son un aspecto clave del marketing digital de precisión, pero comenzaron a bajar por medidas de privacidad a la vez que los clientes buscan una atención más personalizada”, menciona Ivette Dickinson Galicia, Chief Strategy Officer (CSO) en Sparkling y R!DE.

¿Por qué siempre veo un anuncio de qué hacer con las cookies? “Usamos cookies para mejorar la experiencia online. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies”, es un mensaje recurrente en las páginas web, el cual está seguido de dos recuadros. “Estoy de acuerdo” o “Quiero gestionar las cookies”. Este par de leyendas están en los sitios, debido al Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) de la Unión Europea, el cual establece que se debe informar a los usuarios sobre los tipos de cookies que la página recopila, así como su finalidad. Si bien podría pensarse que este reglamento sólo aplica a los sitios europeos, la realidad es que una empresa con sede fuera de Europa también puede ser sancionada si tiene clientes o visitantes europeos y recopila sus datos sin el aviso y consentimiento de la persona. En este punto es en el que los usuarios pueden administrar la información que entregan a los sitios y, por lo tanto, a las marcas. Sin embargo, la mayoría de navegantes no tiene demasiado interés por gestionar los datos que entrega, debido a que tienen demasiada prisa para ver el contenido.

De acuerdo con un estudio realizado por la firma de ciberseguridad Avast, 60% de los mexicanos no piensa en el impacto que tienen las cookies en su experiencia de navegación porque su deseo de navegar es mayor, mientras que sólo dos de cada 10 personas consulta las políticas del portal para configurar sus preferencias. “Las cookies son parte de la navegación y la forma en que funciona internet, pero debemos entender cómo nos afectan para priorizar nuestra privacidad digital”, comentó a Expansión Javier Rincón, director regional para Latinoamérica de la empresa.

]]> Fuente: Expansión

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.