<![CDATA[

(Expansión) – Abril es el mes del Día del Niño y la Niña, como todos “los días” de conmemoración creo que no se tratan de celebrar, sino de hacer conciencia de qué es lo que falta por trabajar para lograr los cambios que se necesitan. Pensar cuáles son los temas pendientes en cuanto a la infancia en México ha sido desgarrador, son demasiados, por mencionar algunos:

Salud: existe un abandono total para niñas y niños enfermos de cáncer, diabetes y otras tantas enfermedades que de ser tratadas adecuadamente no serían mortales. Según datos de AMANC en menos de nueve meses murieron 1,608 niños por falta de medicamentos para tratar cáncer. Educación : según cifras del INEGI, hace más de un año, 5.2 millones de niñas y niños no han podido acceder a las aulas y lo que esto significa: rezago educativo, ampliación en la brecha educativa entre quienes tienen recursos y los que no, la falta de desarrollo de habilidades socio emocionales y adaptativas. La violencia que miles están viviendo en sus hogares, sin tener un espacio seguro como lo era, en algunos casos, la escuela y por supuesto, la falta de calidad en la educación. Según cifras de Unicef en México 257,146 niñas, niños y adolescentes (1.08% de la población de entre 7 y 17 años) no tiene acceso a televisión (4.47%), a radio (54.72%), ni a internet (24.84%), por lo que no pueden estudiar a distancia. Emocional: ya existía un alto grado de depresión entre niñas, niños y jóvenes en nuestro país, ahora, los casos han subido de forma alarmante; sin embargo, no existen lugares públicos que atiendan de forma eficiente estos problemas. Según la UNAM 2 de cada 10 niñas y niños presentan síntomas de depresión. Violencia: la violencia intrafamiliar ha crecido con la pandemia, millones de niñas y niños se encuentran hacinados y compartiendo el espacio con familiares que los violentan, no existen políticas públicas que visibilicen la situación y mucho menos que los proteja. Según cifras de la organización Save the Children, en México 7 de cada 10 niñas y niños son víctimas de algún tipo de violencia; en los últimos años fueron atendidos 317,996 por violencia sexual, somos el primer lugar de violencia y abuso infantil de países de la OCDE. Trata y el turismo sexual infantil: este fenómeno va al alza, según datos de la CNDH (2020) durante los últimos 3 años, hasta 70,000 menores habrían sido explotados sexualmente y nuestro país es reconocido como el segundo con mayor cantidad de casos por turismo sexual. Explotación laboral infantil : según datos del INEGI 3.3 millones de niñas y niños estaban en situación de trabajo infantil, lo cual representa al 11.3% de niñas, niños y jóvenes de entre 5 y 17 años. Que en lugar de estar jugando y aprendiendo están trabajando.

Podría seguir y ¿sabes qué? la conclusión sería la misma: hay poco que celebrar y mucho por trabajar. Nuestras niñas y niños son el futuro de nuestro país. ¿Qué clase de futuro queremos? Yo quiero uno donde todas las niñas y niños puedan jugar y aprender, seguros y sanos; para que eso suceda necesitamos políticas públicas enfocadas a lograrlo y un compromiso real de los tres niveles de gobierno. Nuestra infancia no puede seguir siendo el gran tema olvidado, todas y todos debemos comprometernos para generar un verdadero cambio a favor de ellos. Este año espero que no sea de celebración, sino de reflexión y sobretodo de trabajo. Nota del editor: Jimena Cándano estudió la licenciatura de Derecho en la Universidad Iberoamericana. Obtuvo el grado de Maestría en Administración Pública con enfoque en Desarrollo Comunitario y Transformación Social en la Universidad de Nueva York. Actualmente es la Directora Ejecutiva de la Fundación Reintegra. Síguela en Twitter y en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora. Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

]]> Fuente: Expansión

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *