<![CDATA[

(Expansión) – Si el 2020 fue un año complicado, el 2021 viene a doblar la apuesta en la medida que se aclare la contingencia sanitaria sumada a la presión por recuperar los resultados financieros. Los responsables de la reputación corporativa deben saber aprovechar el contexto y colaborar con las otras áreas en la reactivación económica de sus organizaciones. Restablecer o consolidar un vínculo y la confianza con los clientes, consumidores, actores claves, proveedores y accionistas, entre otros, es crítico para la supervivencia del negocio y recuperar el camino.

En este sentido, el perfil de los ejecutivos de todas las áreas también tuvo que ajustarse a la nueva realidad que llegó para quedarse. Si bien cuestiones básicas como resiliencia, inteligencia emocional, adaptación al cambio, creatividad y el pensamiento crítico eran importantes, en la actualidad son los pilares de cada persona para poder trabajar y poder interrelacionarse de forma efectiva en cada etapa de su vida. Si trabaja en el área de reputación corporativa también debe sumarse la gestión y control de crisis, dicho en otras palabras, tienen que convertirse en los pilotos de la tormenta. Como responsables de la comunicación corporativa, la obligación es doble: continuar trabajando y defendiendo la reputación de marca, pero también restablecer o consolidar la confianza con las diferentes audiencias. Este último punto es vital, donde escuchar, trabajar a partir de insights , ser asertivos y transmitir transparencia deben ser la base de cualquier estrategia integral. Aquí lo más importante será demostrar que se sigue siendo fiel a los valores y al propósito corporativo a pesar de esta coyuntura en beneficio del consumidor. Por otro lado, en un contexto donde existe mucho ruido y basura comunicacional se debe ser capaz de hacer prevalecer y diferenciar la información real de las fake news . Sabemos que existen múltiples plataformas para consumir y generar contenido, donde cada persona tiene la posibilidad de contribuir a esto. Por ello, los equipos de reputación corporativa de las organizaciones, tanto públicas como privadas, deben ser lo suficientemente versátiles para identificar y aclarar cualquier situación que lo amerite en un contexto donde determinadas noticias con datos erróneos se volvieron virales. Por eso se destaca la importancia de acercar las marcas al consumidor para estar en un contacto real que contribuya a la construcción o consolidación de un vínculo, junto con la confianza y que se reduzca esta brecha de oportunidad para la desinformación. En este sentido, la tecnología juega un rol vital. Gracias a las múltiples herramientas disponibles se puede conocer la conversación en el mundo digital, detectar el sentimiento hacia una marca o tema, posicionar contenidos en buscadores, averiguar qué es lo que realmente le interesa a las audiencias, aprovechar la inteligencia artificial para llevar mensajes quirúrgicamente diseñados a la plataforma adecuada, entender y descubrir nuevas tendencias o hasta utilizar metodologías por medio del blockchain para luchar contra las noticias falsas.

2021, el año de la IA en los negocios | Expansión Lab

Es verdad que hubo segmentos que se vieron fuertemente beneficiados por el confinamiento, pero otros como la industria turística, aeronáutica, entretenimiento presencial como cines, retail, automotriz, construcción, por nombrar algunas, tuvieron muchos problemas y con ello la obligación de renovarse para no desaparecer. Además de recuperar los resultados financieros del 2019, ya se debe estar pensando en superarlos en el corto y mediano plazo, pero con una visión de negocio robusta y versátil al largo plazo. Se traduce en que los equipos de reputación de marca deben estar en la mesa directiva de las organizaciones. Es vital que los profesionales de la comunicación cuenten con la empatía integral con todas las áreas de la organización para saber cómo aprovechar o generar cada oportunidad con el objetivo de acercarse más a las diferentes audiencias. Por otro lado, esto también debe contribuir a un mejor trabajo en equipo, ya que el manejo de crisis debe ser transversal, pero teniendo presente que el liderazgo debe ser por parte del área de comunicación de las organizaciones por su sensibilidad y pensamiento crítico, y marcará el camino alineado con el objetivo comercial y los valores de marca para cuidar y restablecer la confianza en la opinión pública. Como se ha dicho, es momento de ser los pilotos de la tormenta para sobrevolar y superar esta crisis, al igual que se hizo en el pasado. Nota del editor: Matías Carrocera es evangelista de privacidad y seguridad digital. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor. Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

]]> Fuente: Expansión

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *