<![CDATA[

(Expansión) – ¿Es el principio del fin? A partir del 7 de junio, la radicalización del presidente será un hecho, el ambiente de negocios seguirá descompuesto y los ataques hacia el sector privado se recrudecerán. ¿Hay condiciones para romper con esta inercia? No hay duda, AMLO no bajará la guardia pero, al margen del negro horizonte, puede ser el principio de una etapa luminosa que permita a los empresarios reflexionar sobre su papel en la esfera pública. En sus manos está el papel que quieran jugar. A unos días de la elección más importante de los últimos tiempos, los líderes del sector privado permanecen expectantes, nerviosos, preocupados por los resultados que puedan salir de las urnas y que puedan sentar las bases para un segundo mandato presidencial más crudo y beligerante; piensan que lo peor está por venir.

Así, comienzan a afinar sus estrategias posteriores al 6 de julio. De inicio, están decididos a mantener el diálogo en la mesa de negociaciones, bajo cualquier circunstancia. Saben que permanecerán en campo minado, pero mantendrán su narrativa basada en la importancia de la inversión para la reactivación económica y en la conservación del empleo; uno de sus principios narrativos pregonará que sin negocios ni inversión, no habrá impuestos y, por tanto, el gobierno no tendrá dinero para sostener sus programas de apoyo y resolver los grandes problemas nacionales. Conforme avancen las semanas, los órganos de representación empresarial intensificarán su lobbying para incidir en dos papas calientes: la reforma fiscal y el paquete presupuestal para 2022; sin dejar evidentemente de defender el Estado de Derecho, la protección a la inversión, nacional y extranjera, entre otros puntos. Sin embargo, hay algo más trascendente, un análisis mucho más profundo que bien vale la pena ejecutar desde ya, al margen de lo que pase en las elecciones y del camino que tome la llamada cuarta transformación: no contribuir a la polarización, destacar la aportación de la comunidad empresarial para crear valor, pero sobre todo desplegar una estrategia que le permita tener el reconocimiento de la sociedad. Al tiempo que los líderes empresariales afilan sus líneas discursivas rumbo a sus siguientes encuentros con el sector público, en el ecosistema de negocios hay una amplia diversidad de posturas alrededor de la coyuntura, de tal forma que hay quienes sí están seguros que no podrán seguir haciendo negocios como antes (sobre todo aquellas empresas con contratos con el gobierno), pero también hay otros que reconocen que hay un país por administrar y mercados por atender. Ahora, mientras muchos empresarios aún se preguntan cómo influir en la coyuntura, lo verdaderamente importante está en cuestionarse qué han hecho para gozar (o no) del reconocimiento de la sociedad mexicana (la licencia social). Los políticos no son eternos, pero el reconocimiento de una sociedad cada día más actuante es lo que permite la sostenibilidad de cualquier negocio; una sociedad estable es fundamental para tener un buen ambiente de negocios. Entonces, no estamos frente al principio del fin. La labor de los empresarios, más allá de tiempos políticos, es seguir creando valor; las empresas no se crean para generar problemas, sino todo lo contrario, para resolver problemas o atender necesidades de mercado y detrás de cada mercado está la sociedad. Frente a eso, cualquier discurso polarizante se enreda en bagatelas pero principalmente choca con la vocación empresarial que contempla elementos de corresponsabilidad social.

El riesgo de la judicialización de las elecciones | Decisión 2021

El storytelling ayudaría a mejorar las percepciones, pero el storydoing removería conciencias. No es un trabajo para enfrentar los próximos tres años; es un camino largo, que podría generar buenos dividendos para todos. Ya no hay tiempo que perder. ********** Una inquietante incógnita. Los resultados de la elección del 6 de junio no necesariamente preocupan. Lo que provoca mucha inquietud es cómo van a reaccionar las fuerzas fácticas. Las universidades, el Ejército, los medios, los sindicatos, los grupos de poder políticos y empresariales… Dado que no se votará a favor de alguien sino en contra de alguien, y ante la carencia de un líder que encabece la oposición, la gran disyuntiva radica en saber cómo se dará el equilibrio de poderes. Ahí debe estar el foco de atención. Nota del editor: Jonathán Torres es periodista de negocios, consultor de medios, exdirector editorial de Forbes Media Latam. Síguelo en LinkedIn y en Twitter como @jtorresescobedo . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor. Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

]]> Fuente: Expansión

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *