El gobierno de Colombia pidió perdón por el brutal castigo policial que mató a un hombre el miércoles, sin lograr extinguir las protestas que en dos días dejan al menos 13 muertos, la mayoría baleados presuntamente en choques con la fuerza pública.

“Estoy cansado del abuso de la policía. Toca demostrar que el pueblo está furioso, aunque veo policías y siento miedo”, dijo Camilo Medina, músico de 20 años que protestó en las calles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *