Luego del sismo que sacudió a la Ciudad de México el 19 de septiembre de 2017 creció significativamente la migración de vecinos de la capital de la República hacia la zona metropolitana de Pachuca. Esto lo afirmó la dirigente vecinal Lilia Vega quien lidera a los colonos de nuevos fraccionamientos ubicados al sur de la capital Hidalguense.

 «Después del temblor del año 2017 empezó a llegar mucha gente del Distrito y del Estado de México por la situación de que tienen miedo a que es estos fenómenos se repitan», expresó.

AUMENTO DE LA DELINCUENCIA

La dirigente de vecinos añadió que «así cómo llega gente buena en su mayoría también vienen personas malas». A raíz de que se acentuó la migración se incrementó, dijo, el índice delictivo en el sector. Vega representa a vecinos de fraccionamientos muy poblados como Valle Diamante, Villa San Marco, Bosques de Matilde, Privadas de El Sol y todas las etapas de Real Toledo. En ese polígono también han surgido otros nuevos asentamientos como Amores de Don Juan, Florina, Esmeralda, San Alfonso y Santa Matilde.

En ciertas colonias, no en todas, explicó, las rentas son muy baratas de hasta $1,500 al mes y ese es otro de los motivos que atrae a los avecindados que provienen de EDOMEX y CDMX. Lilia Vega, representante los los fraccionamientos del sur de Pachuca y parte de Zempoala, expresó que se ha pedido mejorar la seguridad pública. En septiembre pasado los vecinos «cerramos la carretera porque tenemos el problema del bacheo», mencionó Lilia Vega. Agregó qué se trata una zona muy poblada. «Tan sólo de mi fraccionamiento son 400 familias, de Real Toledo de todas sus fases son 2, 400 familias; de Privadas del Sol son otras 400; de San Marcos son casi 500, o sea son muchas las viviendas» y sigue el crecimiento.

Por organista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *